El siguiente texto se extrae del artículo de mismo nombre realizado por Mónica Elena Ríos que ha sido recopilado junto con otros artículos en el libro “Sentir-pensar el género: perspectivas desde los pueblos originarios”, coordinado por Carmen  Osorio Hernández. Guadalajara, Jalisco, México, Mayo de 2013.

 

Las  mujeres  indígenas  han  recorrido  un  largo camino  en  la  búsqueda  del  reconocimiento  de  sus derechos.  Sortean  los  obstáculos  del  racismo  y  la exclusión  para  convertirse  en  poseedoras  de  la palabra.  A  través  de  la  memoria  y  la  experiencia erigen un conocimiento, muchas veces al margen de la academia, que permite mostrar una polifonía de voces que luchan por ser escuchadas. De este modo pretenden  transgredir  y  desmantelar  el  discurso hegemónico  desde  el  cual  se  ha  construido  una imagen estereotipada de ellas. Asimismo,  lideran un movimiento que cuestiona el deber ser impuesto por su comunidad y las costumbres que atentan contra ellas para lograr adoptar las múltiples posibilidades de  ser  mujer  indígena.  Se  valen    del  ensayo  como mecanismo  que  les  permite  no  sólo  defender  su cultura,  sino  también  cuestionarla  con  lo  cual  este género  se  convierte  en  un  espacio  de  reflexión  y resistencia.

 

La  literatura  de  los  pueblos  originarios  aunque toca temas  considerados  universales  hace  hincapié en  su  propia  cultura  (mitos,  tradiciones,  luchas sociales, etc.), por lo cual la oralidad cobra especial relevancia  pues es la forma de conservar y transmitir la memoria colectiva. Así […] sus obras nos dan la posibilidad de conocer al mundo indígena desde adentro. Esto último  es  de  gran  relevancia  ya  que  por  lo  general han sido otros quienes se han encargado de hablar en  nombre  de  los  pueblos  indígenas  o  intentado explicar  su  mundo  pero  siempre  ha  sido  desde  el exterior como lo ha hecho la literatura indigenista. Es así que la imagen de los pueblos originarios se ha empezado a construir a partir de lo establecido por las propias comunidades. Uno de los mayores problemas que enfrentan las obras de los creadores de pueblos originarios frente a la crítica es la negación de su carácter literario ya que se les aborda desde criterios hegemónicos que no toman en cuenta sus peculiaridades. […] Es  así  que  la  literatura  de  la  Nueva  Palabra  en muchas ocasiones es marginada del canon literario y,  como  señala  Ezequiel  Maldonado,  sólo  se considera digna  de   publicarse  en   revistas antropológicas como Ojarasca (Maldonado, 2006: 55). Uno de los retos que deben afrontar los creadores indígenas  es  la  generación  de  espacios  de  difusión para lograr un mayor número de lectores indígenas y no  indígenas.

 

 

Algunas obras y textos de ensayistas indígenas:

  • “Ba kal k’u x-elan sp’ejel yu’un slomlejal totik ch’ul bale” / “Flor y pensamiento de los totikes, San Bartolomé de los Llanos” de Rosa Ramírez
  • “Ña kaa iyo yo chi ñuu chikua’a” / “La vida cotidiana de  Jicayán”  de Josefa Leonarda González Ventura
  • Te bit’il swenta te batz’il me’il  ta  sjoylejal Chiapas/ La madre soltera de los altos de Chiapas” de Isabel Juárez Espinosa
  • “Sólo soy  una  mujer” de la mixteca  Zoila  Reyes  Hernández
  • Discurso de la comandanta Ramona en el Zócalo capitalino (EZLN)  12 de octubre de 1996.
  • “Vintso  te’extejx ixpejkin di pim” / “La madre indígena” de Margarita Cortés (1992)
  • Discurso de la comandanta Esther en Palacio Legislativo de San Lázaro (EZLN), 28 de marzo 2001.
  • Antz ta sotz’ leb yabtel ta skotol k’ak’al”/ “La  mujer  zinacanteca  en  la  vida  cotidiana”  de Petrona de la Cruz (1992)
  • “U masewal ko’olel tu lu’umil Yucatán”/ “  La  mujer  maya  de  Yucatán”  de  María Luisa Góngora Pacheco  (1992)
  • Ra b’ehña”  /  “La mujer  indígena  quiere  participar”  de  Donaciana Martín (1992)
  • Discriminación a la mujer indígena” de Rufina Edith Villa Hernández (2006)
  • Identidades cambiantes e imaginarios  sociales  de  las  mujeres  indígenas: reflexionando  desde  la  experiencia” de la  antropóloga  ch ́ol  Georgina  Méndez
  • El lugar de la rabia y el deseo en el sujeto de la digna rabia” de Beatriz Alberta  Cariño Trujillo
  • Mis dos lenguas de Irma Pineda

 

Terminamos con unas frases de esta última:

“Más tarde extendí las alas sobre ajenas tierras, me escuché hablando en un solo idioma y un zopilote llamado nostalgia me abrazó;  así  que  para  impedir  que  mi  corazón  se marchitara empecé a hacer poemas que leía al viento para no olvidar el sonido del diidxazá y escribía en español  para  que  otros  supieran  lo  que  yo  quería decir” 

(Irma Pineda, 2005).