Si quieres buenos nabos, por julio sembrados

Refrán tradicional

Seguimos este mes compartiendo el texto del mes de Julio en nuestra agenda. Aquí traemos este lindo artículo de una de nuestras ocsianas más rurales y deportistas: Olga López Paz, escaladora rural.

Ilustración realizada por Angela Denone López.

Naces en un pueblo rural del norte cacereño, bajo “el cobijo” de una familia conservadora, donde poca gente o casi nadie practica montaña. Criada en el campo, rodeada de montañas, con padre y madre agricultores de “toa” la vida, para sacar la familia adelante. Mi madre una triple trabajadora nata: campo, casa y familia.

Siempre observé la montaña con ojos de azor, añorando y esperando el día en el que poder coger la tan querida mochila “cargada de enseres» y “patear” por aquellas voluminosas y tan afiladas crestas. Viviendo en el mundo rural, esto era “cosas de hombres”, era lo que me decían en aquel entonces. “La mujer en la casa y con los hijos”, a coser y cantar (ahí aprendí las coplas…). Era como una especie de condena. Sentía que me estaba condenando de por vida,… o liberando! Más bien, lo segundo. Pese a los sufridos comentarios del patriarcado y matriarcado, me lancé al desafío de mujer y montaña. Me sentía ¡tan libre!… Esa libertad que cuando la percibes en tus propias carnes, sientes un alivio descomunal… ¡esa misma!

Mi madre alguna vez me dijo, no entendiendo mucho lo que pasaba: “Hija ¿Qué es lo que hay ahí arriba que tanto te absorbe el cerebro?” “LIBERTAD madre! LIBERTAD”. Pese a que no lo entendían…continúe, pese a todo.

Cuando desde el machismo rural te dicen: “eso no lo puedes hacer” “no estás preparada” “no vayas tú sola” “te perderás” y otras tantas cosas …mas te empeñas en conseguirlo y demostrarte a tí misma ¡puedo!. La montaña te hace mas fuerte, y te ayuda a afrontar la vida de otra manera, siempre desde la humildad de ser persona.

La montaña sigue dominada por hombres. Hay muy pocas mujeres que se dediquen profesionalmente a ésto y el ego siempre está presente… Pero lejos de todo esto, existe el aire puro, está ahí…ahí arriba. No lo digo yo,… lo dicen las rocas.