Dentro de nuestros encuentros con nuestras coopartes recientemente tuvimos uno con las compañeras de las Mujeres Constructoras de Condega. Este grupo con un gran recorrido de trabajo en el norte de Nicaragua impulsa procesos de empoderamiento de mujeres a través de la formación en profesiones técnicas ligadas con la construcción, la carpintería, la soldadura y la electricidad.

Con más de treinta años de recorrido, por sus instalaciones han pasado multitud de mujeres que se han formado y han adquirido competencias profesionales y personales que les han ayudado a reivindicar su papel de ciudadanas con derechos.

Casa Modelo de la AMCC

Nos recordaron los hitos que han encontrado en su caminar, como la participación de la reconstrucción tras el huracán Mitch, la creación de la escuela y la construcción de sus aulas. Caminar que no ha dejado de tener sus baches, obstáculos que han tenido que sortear y les han hecho más fuertes.

Nos han contado como los mejores frutos de todos estos años han sido todas esas mujeres, niñas, adolescentes, adultas, de la zona urbana y de la zona rural, que han participado en sus actividades y han tomado los mandos de su vida. Muchos son los retos que les quedan por delante, pero confían en encontrar el camino, aunque tengan que hundir los pies en el barro, ese barro que también utilizan para construir.